Del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento.

Proverbio italiano